Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» La paciencia lo es todo [privado ~Carlisle ]
Vie Sep 10, 2010 6:20 pm por Esme A. Cullen

» Pide tu personaje.
Mar Sep 07, 2010 7:44 pm por Carlisle Cullen

» Mi ausente T.T
Miér Ago 25, 2010 5:03 pm por Carlisle Cullen

» aunsencia
Vie Jul 23, 2010 4:55 pm por Carlisle Cullen

» Sorpresa, sorpresa... [privado- Carlisle]
Sáb Jul 17, 2010 6:34 am por Esme A. Cullen

» Bebé en camino
Mar Jul 13, 2010 9:34 pm por Renata Volturi

» Tengo algo que decir [Familia]
Miér Jun 30, 2010 9:59 pm por Felix Volturi 1

» Registra tu avatar.
Jue Jun 24, 2010 9:39 pm por Chelsea Vulturi

» "hablando" por primera vez [mami esme, geme claire y famili ]
Jue Jun 24, 2010 10:02 am por Deeva Nyha Cullen Platt

Compañeros
Crear foro
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 14 el Sáb Mayo 22, 2010 6:38 pm.
Twitter

Una escapada... (Ed)

Ir abajo

Una escapada... (Ed)

Mensaje por Athenodora Vulturi el Lun Mayo 17, 2010 2:11 am

El estar mucho tiempo en casa estaba convirtiéndose en una rutina poco agradable, de hecho no me simpatizaba en lo más mínimo creo... que podía decirse a relación lo frustrada que estaba, el hecho de tener a Edward conmigo hacía todo más sobrellevadero, de hecho, sin él sabía a la perfección que mi existencia estaba vacía, o interpretándolo llegué a la conclusión de que precisamente si Edward se aleja de mí yo no tengo razones suficientes para seguir existiendo; bien... una vez dicho esto y volviendo al tema principal, estaba histérica y quería salir con él de viaje.

Compré los boletos a Canadá, en una sola decisíón, lo importante era salir de la costumbre y conocer nuevos lugares, además, el clima nos favorecía en todos aspectos. Hice el equipaje correspondiente de ambos, el entusiasmo que perduraba sobre mi personita era ampliamente palpable, caminaba de un lado a otro sin detenerme, arreglando cada pormenor posible.

Cuando llegamos al aeropuerto, no podía evitar mi felicidad, ir tomada de la mano por el hombre que amo, justo a mi lado no tenía poder humano que cambiara esa sensación, el vuelo fue relativamente corto, aunque nisiquiera tomé noción de ello habitando entre los brazos de mi ángel, todo parecía detenerse alrededor, con eso me bastaba. Anunciaron que el vuelo aterrizaba, lo besé en los labios con suma alegría.

-Mi vida, un viaje para nosotros dos, te amo- lo rodeé por el cuello besándolo con suavidad mientras el resto de los pasajeros pasaban delante, me quedé allí largos segundos esperando poder regresar a la realidad...
avatar
Athenodora Vulturi

Mensajes : 67
Fecha de inscripción : 14/05/2010
Localización : junto a mi familia la la.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una escapada... (Ed)

Mensaje por Edward Cullen el Mar Mayo 18, 2010 2:43 am

Mientras esperabamos en el aeropuerto, recordaba la tarde en la cual estaba ansioso por llegar a casa después de un día más "trabajando" en el negocio familiar. No me gustaba estar separado de mi esposa, necesitaba tenerla conmigo,me hacía tan feliz que no había nada que pudiera negarle. Siempre me recibía con entusiasmo pero esa noche la noté distinta, su semblante parecía aburrido. La saludé con un beso y le pregunté qué era lo que tenía. Su respuesta me llevó directamente a un viaje a Canadá.

Llamaron para nuestro vuelo, tomé su mano y la guíe delante de mí para abordar.
Ocupamos nuestros asientos, yo del lado del pasillo y ella del lado de la ventanilla. La ví observar el paisaje, estiré mi mano para acariciar su cabello espeso, bajé hasta su cintura y la jalé para acomodarla entre mis brazos. Esa era mi posición favorita. Ella resguardada en mí.
El tiempo de vuelo duró muy poco y con desgana tuvimos que separarnos.

Cuando pisamos el aeropuerto Canadiense, una enorme sonrisa se formó en el rostro de mi esposa. Enamorado, sonreí también. Me miró, cerró los ojos y me besó como ella sólo sabía hacerlo. Me dio un beso de aquellos en los que sentía que mi existencia dependía de eso, uno donde nada ni nadie importaba.

-Sí, un viaje porque mi linda mujer...-Susurré contra sus labios- parecía aburrida y yo, su marido eterno, quise complacerla -Abrí los ojos para admirarla, ella aún los tenía cerrados, su boca estaba levemente abierta esperando continuar con ese beso maravilloso. Acaricié sus labios con mis dedos, la sentí estremecerse. Eché un vistazo alrededor, parecía que teníamos público. Dirigí una mirada envenedada a un hombre que miraba con devoción a mi esposa. La abracé posesivamente para susurrarle.

-Vámonos cariño, sino acabaré con la vida de algunos cuantos -Comenté sonriendo y pasé una mano por su cintura. Caminamos hasta el área de taxis. Pedí uno y nos dirigimos a nuestro hotel. Subimos a nuestra habitación. Había considerado darle una considerable propina al botones pero después de darme cuenta de cómo miraba a mi esposa, le dí una propina miserable y cerré la puerta. Me quedé ahí, recargando mi cabeza. La observé desde mi posición, era tan hermosa que te hechizaba con sólo mirarla un segundo, el pobre botones había sido sólo una víctima. Me reí por mis pensamientos.

avatar
Edward Cullen

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 14/05/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una escapada... (Ed)

Mensaje por Athenodora Vulturi el Mar Mayo 18, 2010 3:13 am

Cuando me tomó de la cintura se pudo percatar que ya había personas mirándoles, así como él se percató de la mirada de ese hombre, una humana parecía sobrecargo estaba muy atenta a los movimientos de Edward, me dieron ganas de acabar con ella en dos patadas alejando su expresión idiotizada para él pero no presté la debida importancia cuando me guió para que saliéramos tomando el taxi hasta el hotel. Al arribar me sentí aliviada, no me interesó mucho el como me miraban o quien me miraba, sólo escuché su inmortal sonrisa capaz de hipnotizar a cualquiera, era ese sonido que podía reconocer a miles de kiómetros de distancia sólo con un susurro, tenía ese poder sobre mí, claro que estaba lejos de molestarme, en lo absoluto, al contrario, en sus brazos era el único sitio donde me sentía a salvo.

-Pensarás quedarte todo el día en el marco de la puerta mi amor?, porque luces estupendamente atractivo- murmuré enarcando una ceja dejando las gafas sobre el tocador, zafándome por fin de la chaqueta que me cubría para la piel al contacto del sol, mis ojos carmínes se clavaron sobre los suyos enamorada, embelesada como estaba sumamente acostumbrada desde tenerlo a mi lado, todavía me cuestionaba seriamente ¿qué había hecho para lograr conquistarlo?, incógnitas que jamás me eran respondidas pues evadía con serenidad cada vez que hacía pregunta.

Besé la punta de su nariz soltando la coleta de caballo dejando que el cabello me cayera a la mitad de la espalda, me mordí el labio caminando hasta él tomándolo de la mano, besé su mejilla dejando mis labios helados impregnándome de su escencia, perdiéndome y capturando su aroma que me perdía cada segundo distrayéndome a plenitud, cuando hube vuelto a la realidad observé las pupilas ámbar de mi esposo con una sonrisa.

-Amor, ¿quieres descansar?- bromeé riéndome en voz bajita para no causar escándalos alrededor, pues las campanillas en la garganta se hacían altamente palpables a buena distancia, lo abracé por la cintura escondiendo mi rostro sobre su pecho. Mi vista se desconcentro para encaminarse a una mesa con algo encima, parecía un mapa y no me equivoqué, pero no caminé ni dos pasos porque prefería que se quedara allí ese papel años enteros antes de soltarme de Edward, que eran esos momentos cuando de verdad me daba cuenta que era imposible amarlo más, pero no... estaba certeramente equivcada, cada día ese amor se volvía más profundo, trascendía a cualquier tipo de amor humano conocido, o aglún otro.

-Bueno, hay muchos lugares por visitar, tantos que no sé por donde comenzar- lo tomé de la mano encaminándolo hasta la mesita tomando el mapa en las manos mientras no me separaba de él un céntimo, era la imagen que siempre dábamos, a donde íbamos siempre solíamos ir adheridos uno al otro, si nos separábamos con rapidez nos ubicábamos porque al menos yo no toleraba pasar mucho tiempo lejos de él, lo odiaba.

Aparecieron unas montañas para ir a esquiar, otro campo familiar, museos, bosques botánicos, castillos, visitas guiadas, y era un poco difícil elegir a precisión a donde dirigrnos, lo miré enseñándole todos los sitios posibles con una sonrisa en los labios, mientras él se ocupaba de estudiar aquellos recintos, mis dedos jugaban sobre su mano entrelazando los dedos una y otra vez quedándome cerquitita, agradecí infinitamente el frío, no necesitábamos andar tapados hasta el cuello pues los días no tenian casi nada de sol, al contrario, bastaría sólo con un suéter y un abrigo para soportar.

-Creo que primero me ducharé- asentí sintiéndome el estropajo de cabello que se me había producido por el avión y estar en esa situación era lo que menos me agradaba, me gustaba lucir siempre arreglada y decente ante los ojos de mi esposo, que él siendo hermoso en todos aspectos era difícil concentrarse en otra cosa cuando lo miraba por largos segundos.
avatar
Athenodora Vulturi

Mensajes : 67
Fecha de inscripción : 14/05/2010
Localización : junto a mi familia la la.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una escapada... (Ed)

Mensaje por Edward Cullen el Mar Mayo 18, 2010 8:52 pm

Disfruté su coquetería. Nadie en el mundo podía déjarme quieto y mudo con simplemente tocarme, sólo ella. Me abrazó y yo la rodeé con mis brazos. Nuevamente unidos.

-Te amo inmensamente- Susurré cerrando mis ojos, colocando mi mejilla sobre su cabeza.

Dejé que me llevara hasta una mesa, con una sonrisa me puse a escucharla, hablaba con emoción, ansiando conocer cada rincón de Canadá.Tomé el mapa para estudiarlo y ella empezó a jugar con nuestras manos. Después de unos minutos, sus caricias cesaron.
Alcé el rostro para mirarla.

-Así estás perfecta -Comenté a su necesidad de asearse.
-Tu aspecto te hace lucir tan... apetecible- Dije seductoramente, regalándole una sonrisa.
- Pero si estás empeñada en tomar un baño, adelante cariño -Le guiñé un ojo y volví mi vista al mapa, fingiendo estar concentrado. Ya que lo que realmente pasaba por mi mente era algo totalmente distinto a estudiar los sitios turísticos del lugar. Sólo esperaría el sonido del agua caer.
avatar
Edward Cullen

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 14/05/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una escapada... (Ed)

Mensaje por Athenodora Vulturi el Mar Mayo 18, 2010 11:18 pm

-Amor, sabes que para mí siempre tienes ese aspecto- le besé en lo alto de la frente poniéndome en pie pues en definitiva no era cosa del otro mundo sentirme agobiada por el viaje, de hecho había sido medio extraño viajar con todas esas prescencias humanas a mi alrededor, ampliamente apaetecibles por cierto; habiendo salido de caza días antes tuve suficiente autocontrol para no terminar con algunos allí en el aeropuerto, de eso me sentí bastante orgullosa.

-Ed, te amo- hablé vacilante mientras el seguía viendo el mapa de los posibles lugares, se veía en posición sumamente cegadora, demonios... no cabe duda de lo afortunada que soy por tenerlo a mi lado, sin más ni más alcé la maleta colocándola sobre la cama sacando alguna prenda, y unas toallas. Tomé asiento una vez más a su lado volteando su rostro para besarlo fugazmente.

-Ahora regreso- musité aún estampando sus labios contra los míos con cierta insistencia, para alejame, seguía pareciéndome muy poco feliz el estar separada de él, tomé una bocanada de aire inexistente y caminé hasta la ducha.

Me despojé de mi ropa acomodándola decentemente en alguna parte, abrí la llave esperando que saliera un poco de agua a temperatura decente (donde al final daba lo mismo) me metí sintiendo las gotas sobresalir mojándome, era agradable después de todo, cerré los ojos quedándome quietecita en lo que programaba la regadera.
avatar
Athenodora Vulturi

Mensajes : 67
Fecha de inscripción : 14/05/2010
Localización : junto a mi familia la la.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una escapada... (Ed)

Mensaje por Edward Cullen el Miér Mayo 19, 2010 2:26 am

Oí cómo abría la puerta y se metía en el cuarto de baño. Esperé un poco más... y pronto el sonido del agua cayendo inundó mis sentidos. La imaginé como una diosa bajo la caída de una cascada. Su cuerpo desnudo, estremeciendose por el contacto del agua.
¿Debería ir con ella o no? Me debatía en encontrar la respuesta. Por un lado sabía que si entraba, el día estaría pérdido, no saldríamos del hotel por bastantes horas y yo quería que mi esposa conociera el país. Por eso estabamos ahí. Pero por otro lado, deseaba disfrutar de su esencia femenina, su cuerpo de venus.

Bueno, Dios... sólo me bañaría con ella. Nada más. Esa fue la decisión que al final tomé.
Así que dejé el mapa en la cama. Busqué una toalla en la maleta y me desvestí por completo.
Abrí la puerta del baño despacio, sigilosamente entré y mis ojos se perdieron al enfrentarse a aquella imagen. Gemí con sólo verla. Lo que momentos antes había imaginado no era nada, comparado con lo que estaba enfrentando en ese instante.
Seguramente ella había notada mi presencia, pero actuó como si no estuviera. Seguía bañandose y lavandose su níveo y suave cuerpo.
Permanecí estático observándola, embriagandome de sus movimientos.
Sólo me acerqué hasta ella cuando me di cuenta que iba lavar su cabello.

-Déjame hacerlo mi amor -susurré sin tocarla. Tomé la botella de jabón líquido y vertí un poco en mi mano. Lenta y pausadamente comencé a masajear su cabeza. La espuma empezó a crecer, entonces me metí con ella a la regadera. Cerré los ojos, disfrutando de la caída del agua en mi piel. Teniendo a mi diosa pegada a mí mientras el jabón y la espuma descendían por nuestros cuerpos.
-Terminé cariño, estás lista -Dije abrazándola, depositando un beso en su mejilla.
avatar
Edward Cullen

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 14/05/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una escapada... (Ed)

Mensaje por Athenodora Vulturi el Miér Mayo 19, 2010 2:58 am

Estaba bastante entretenida descubriendo los aromas de los botecitos con las escencias para poder tener un baño más agradable, pero ninguno me convencía del todo, se abrió la puerta con cuidado y un esaclofrío me recorrió de pies a cabeza pues sabía a la perfección de quien se trataba; era imposible siquiera imaginármelo sin ser capaz de emocionarme o estremecerme ante la imagen en mi cabeza, ocupé en tallarme el cuerpo con una telita disponible. Sintiendo su mirada sobre mí aún hacía más comprometedora la escena, me sentía admirada por la persona que consideraba mi paraíso personal, mi dios, mi hombre inigualable.

Cuanto tómé la botella del shampoo un susurro detrás de mi oído se hizo presente estremeciéndome completa, tragué un poco de saliva mientras sus manos se paseaban sobre mi cabeza, suspiré con ganas inmenzas de volverme a besarlo, a admirarlo en plenitud como lo hacía desde el primer día que habíamos estado juntos, desde aquella vez que mis ojos lo habían encontrado y me hacía sentir transportada a otro mundo, alguna dimensión de la que no estaba plenamente consciente; sintiendo su abrazo ladeé un poco la cabeza para que sus labios perduraran allí uns segundos más.

Me volteé con el zacatillo en manos para mirarlo, y sufrí shock completamente, me quedé enlelada observándolo embelesada, cada detalle de su cuerpo balnquecino, mis neuronas perdieron la poca cordura que quedaba sobre ellas, pensamientos... extraños se hicieron presentes, ladeé la cabeza saliendo de mi ensimismamiento para besarlo en los labios con ternura, perdiéndome entre lo calcino de su cuerpo cayéndole el agua encima hizo que me perdiera una vez más.

-Dios... me haces desvariar completamente estando así-´argumenté apenas consciente, si mi corazón pudiera latir se acerecentaría con fé queriendo salir desbocado por mi pecho con el hecho de sólo tenerlo cerca.

-Déjame a mi cielo- pasé la esponjita a o largo de su espalda sin tener prisa en cada movimiento, deslizándola con ternura, alrededor de su nuca para seguir a lo largo de su columna y luego sobre sus brazos acariciándolos apenas rozándolos.
avatar
Athenodora Vulturi

Mensajes : 67
Fecha de inscripción : 14/05/2010
Localización : junto a mi familia la la.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una escapada... (Ed)

Mensaje por Edward Cullen el Miér Mayo 19, 2010 4:17 am

-Entonces cierra tus ojitos y no mires mi amor -Comenté en tono bromista y me acerqué a besar sus párpados. Iba a comenzar a bañarme, pero me quitó la esponja de las manos y empezó a enjabonarme el cuerpo.

-El que terminará desvariando será otro -Musité cerrando mis ojos. -Tus caricias me están enloqueciendo -Cubierto de jabón me volteé para abrazarla. Pasé mis manos de arriba a abajo por su espalda mientras llenaba de besos su cara.
-Te amo -Di un beso cerca de su boca -Te amo -dí otro beso en la punta de su nariz -Te amo -Más besos repartidos por todo su rostro. Agarré su mano, la traía la esponja y froté el jabón contra ella. Después guié su mano por mi pecho, tallando levemente. Luego mi abdomen... y sólo hasta ahí porque le quité la esponja de las manos y sin dejar de observarla lavé mi masculinidad. Su mirada se volvió oscura. Sonreí y continué lavando mis muslos, mis piernas, mis tobillos hasta terminar con mis pies. Al final le devolví la esponja y me puse de nuevo bajo el chorro de agua enjuagando mi cuerpo. Acariciandolo con mis manos hasta que toda la espuma desapareció.

-¿Me lavas el cabello amor? -Le pedí, tomándo su mano para vertirle un poco de jabón líquido.
avatar
Edward Cullen

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 14/05/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una escapada... (Ed)

Mensaje por Athenodora Vulturi el Miér Mayo 19, 2010 4:44 am

Tenerlo tan cerca, quedándose a escasos centímetros terminaban por destruir el poco enfoque atento que tenía, quedó pisoteado, arrastrado y echado en algún rincón de la habitación, cuando me dio la esponja para guiarme alrededor de su cuerpo, no pude más que sonreír mordiéndome el labio inferior sin oponer resitencia alguna claro está, con cada uno de sus besos tocaba el cielo sin tener oportunidad a refutar nada.

Asentí cuando me dio el jabón en la mano, me apegué a él masajeándole cuidadosamente sus cabellos dorados, me entretuve dándole pequeñas caricias alrededor de su cuero cabelludo, mientras besaba su mejilla dulcemente, una vez que cumplí mi tarea enjuagué mis manos sobre la regadera abrazándolo por el cuello maravillándome una vez más del esposo perfecto que poseía a mi lado.

-Ha quedado más guapo todavía, señor Cullen- le besé en la comisura de los labios anidando mi cuerpo entre sus brazos, cosa que no me costaba trabajo alguno, me amoldaba perfecto a su silueta, parecíamos estar sincronizados para permanecer en unión inequívoca.

-Yo también lo amo, demasiado diría yo- di pequeños besitos sobre su pecho sin dejar que mi cabeza se levantara de allí, eran hermosos esos momentos a lado de la luz que le daba a mi existencia razón suficiente para seguir adelante. Si no salía de allí pronto las cosas tomarían otro rumbo, por un lado lo deseaba y mucho... (era una cuestión constante) pero por otro...quería conocer... aunque... eran ofertas bastante tendadoras ambas, Edward sabía perfectamente lo que estaba pasando por mi cabeza, y eso me avergonzaba un poco pues cuando sonreía de aquél modo tan capas de derretir a cualquier iceberg presente comenzaban las dificultades. Sin detenerme a pensar en su posible contestación me salí de la regadera tomando la toalla, lo miré expectante una vez más.

-Disculpa por pensar... así- me mordí el labio inferior un tanto avergonzada, era mi esposo claro, pero el hecho de que leyera mis pensamientos a veces resultaba embarazoso justo como en ese instante, más a fin de cuentas...el necesitar de él como el de mí teníamos las noches completas a nuestros pies.
avatar
Athenodora Vulturi

Mensajes : 67
Fecha de inscripción : 14/05/2010
Localización : junto a mi familia la la.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una escapada... (Ed)

Mensaje por Edward Cullen el Vie Mayo 21, 2010 4:12 am

Disfruté complacido el baño que me dio. Sus besos en mi pecho, su forma de abrazarse y aferrarse a mí. Mi deseo por llenarla de mí empezó a crecer. No, no debía suceder. recalqué en mi mente. Bueno, no en este momento, antes de entrar al baño me comprometí a sólo bañarme. Ya tendríamos tiempo para visitar la cúspide del amor cuantas veces quisiéramos pero ahora me interesaba llevarla a pasear por Canadá. Necesitaba actuar rápido.
Para mi buena suerte y como por arte de magia ella se alejó de mí. Observé cómo se cubría su bello cuerpo mojado con una toalla blanca. Clavé mis ojos en los suyos, leyendo su mente.
Estaba igual o más ansiosa que yo, por tal motivo trataba de huir de ese ambiente sensual y ardiente que habíamos formado los dos cuando nos bañabamos mutuamente.

-No tienes por qué disculparte mi vida, estamos casados, eres mi mujer y yo tu marido, es normal -Comenté con voz apenas audible, sus pensamientos además de la visión que estaba teniendo, habían incrementado aún más mis ganas de poseerla. -En un momento estoy contigo - Le sonreí y me volteé moviéndo la cabeza con el fin de intentar despejar mi mente.

Como un modo de salida, empecé a tararear una canción mientras calculaba que se hubiera vestido ya. Hice tiempo cerrándo la llave despacio, secándome con calma. Finalmente salí con la toalla enrollada en mi cintura. La ví en el tocador, maquillandose. Mi boca se curvó en una sonrisa, nunca me cansaría de contemplarla.
Pensando en lo afortunado que era al tenerla conmigo fui a buscar mi ropa en la maleta. En unos minutos estuve listo, pero ella no. Entonces me recosté en la cama, apoyandome en mi codo, admirandola.

-Está escrito, las mujeres siempre se tardarán sin importar su naturaleza -Me reí sin apartar la vista de ella.

avatar
Edward Cullen

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 14/05/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una escapada... (Ed)

Mensaje por Athenodora Vulturi el Vie Mayo 21, 2010 4:37 am

La spalabras tan acertadas de Edward provocaron que una sonrisa se dibujara sobre mi rostro, era infalible aquello y como bien lo mencionaba, era lo más normal del mundo, dos seres unidos, una sola persona y almas gemelas respectivamente encontradas fundidas en cierto espíritu, se mordió el labio cuando salió por la puerta del baño. Un poco más despejada tomó un vestido rojo no tan corto, no tan largo y como el día estaba absolutamente nublado favorecía a más no poder que pudiese vestirse "normal".

Para cuando salió Edward ya me estaba maquillando frente al enorme tocador, él por supuesto con aquella silueta perfecta, sumamente encantador y atarantador me dejó en vilo sin poderme concentrar decentemente en seguirme arreglando, emití una leve carcada cuando escuché su comentario.

-Amor, aqui lo único que hace que me atrase es que... me distraes- sonrió observándolo por el reflejo con expresión encandilada dejando las cosas sobre la mesa poniéndose en pie, se calzó un un par de zapatillas rojas haciéndole juego, caminando hasta la cama donde se reclinó suavemente besando la mejilla de su esposo.

-Listo- acomodó la longitud de su cabello sobre su espalda, poniéndose en pie tomando el bolso de encima de la maleta para abrir la puerta, checando y revisando que todo estaba puesto en buen lugar, tomó el mapa por si las dudas, la llave; esperó a Ed en el marco con una sonrisa.

-Te amo- musité antes de besarlo con euforia para salir del recinto caminando a través del pasillo hasta el elevador, las miradas se concentraron en ellos de pronto, sujetó con fuerza la mano nívea de su marido recargando la cabeza sobre el hombro del hombre sin el cuál podía imaginarse vivir.

-Amor, ¿ A dónde quieres ir primero?- habló con entusiasmo cuando se hallaron fuera del hotel, a falta del Volvo habían rentado uno de para ella, nombre y marca desconocido, velocidad mucho menos, sólo quería que se moviera alrededor de la ciudad sin problemas.
avatar
Athenodora Vulturi

Mensajes : 67
Fecha de inscripción : 14/05/2010
Localización : junto a mi familia la la.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una escapada... (Ed)

Mensaje por Edward Cullen el Sáb Mayo 22, 2010 4:30 am

Iba feliz besándo y jugando con mi esposa mientras saliamos del hotel para comenzar con el tour por Canadá. Decidimos alquilar un coche porque de esta manera tendríamos más libertad para desplazarnos a los lugares que quisiéramos.

-No mi vida, la pregunta es ¿A dónde quieres ir tú? -Le abrí la puerta y tomé su mano para que entrara al auto, segundos después me acomodé en mi asiento.

-Quiero llevarte a los lugares que tú anheles conocer -Sonreí y estiré el mapa para mostrarle algunos sitios que tenía marcados.
-Mira, podemos ir por ejemplo al parque Nacional de Banff, a las cascadas de Athabsca... -Continué señalando en el mapa- qué te parece un paseo en las Góndolas ó una larga caminata por el Puerto de Victoria. Hay muchos lugares para elegir, tú sólo debes decidir a cuál vamos primero-La miré a los ojos con una sonrisa grande. -Oye, ¿te he dicho lo hermosa que luces hoy? -Dije con galantería y acorté la distancia que había entre nosotros para besarle los labios. Esos labios carnosos y rojos que me volvían loco.

-Entonces ¿Qué dices diosa mía? ¿A dónde nos dirigimos? -Pregunté con voz seductora, accionando las llaves para encender el auto. Estaba ansioso por comenzar, no porque quisiera conocer el país entero, más bien el motivo de mi emoción era estar con ella, compartiendo momentos bellos dentro de nuestra inmortalidad.
avatar
Edward Cullen

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 14/05/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una escapada... (Ed)

Mensaje por Athenodora Vulturi el Sáb Mayo 22, 2010 9:20 pm

Cuando dejó un espacio mínimo entre los dos y me besó una vez más me sentí desarmada, me había preguntado varias veces a cuando cesaría aquello; el que dejara de sentirme como niña indefensa entre sus brazos, como infante perdida si no me colocaba a su lado para que resguardase de mí, cuestioné en más de una ocasión el simple hecho de en verdad comprobar que era una vampira y no algún tipo de espécimen raro por sentir ese amor tan desmedido por Edward, cada movimiento suyo, cada paso o cada gesto de él implicaban una suma más a mi paraíso personal, respiré pegando mi frente a la suya delineando la línea de su mejilla con la punta de los dedos apenas rozándolo.

-Tú siempre luces... perfectamente irresistible mi amor- ensanché una leve sonrisa pasando mis labios hasta donde segundos antes habían estado mis dedos, dejé mi boca allí lagos segundos hasta que reflexioné sobre el mapa con los posibles lugares a donde ir, me mordí el labio prestando atención como en la escuela a mi mente debatiéndome en una batalla interpersonal, pero armé un pequeño plan lo bastante rendidor con dos actividades bastante pacíficas ambas, deseaba tenerlo cerca de mí milímetro a mílímeto, dejándome envolver por aquella escencia de la que nunca me cansaba, aquellos brazos de mi esposo envolviéndome en una prisión de la cuál no deseaba salir nunca.

-Mi vida.. vayamos a las cascadas y después podríamos ir al puerto de Victoria, dicen que hay un espectáculo maravilloso por las noches de luces ¿Estás de acuerdo?- hablé viendo ya los dedos de su esposo sobre el arranque listo para tomar rumbo, ni siquiera se inmutó en colocarse el cinturón de seguridad, manejaban a velocidad bastante considerable y casi nunca ponían atención sobre como iba el camino, así que me podía estar todo el trayecto como tonta mirándolo sin despegar la vista, jamás me cansaba, su sonrisa tan dulce, esos ojos... capaz de ponerme a sus pies en cuestión de segundos, su cabello, lo marmóreo de su piel y con ese atuendo en particular lucía exquisitamente perfecto. A eso me vino el recuerdo de mientras le estaba besando la mujer de la recepción lo devoraba con la mirada, le dedicaba sonrisas cada vez que dejábamos la llave o se nos ofrecía algo, pero olvidé aquello rápidamente cuando sus labios se juntaron con los míos, no me molestaba en lo absoluto pasarme la eternidad en ese modo.

-Mi cielo, nada más recuérdame que en cuánto volvamos al hotel desapareceré una humana- lo miré sabiendo perfectamente de que hablaba pues había esuchado sus pensamientos en ese instante, le dediqué una sonrisa enorme tomándolo de la mano entrelazando ambas dándole un pequeño apretón firme.

-Si lo sé, soy una ridícula pero me sigo poniendo celosa- me mordí el labio avergonzada por aquello, desvié la mirada hacia la ventana mientras veía a plenitud los árboles pasar, aspiraba los distintos aromas, entre ellos unos cuantos humanos andaban cerca por lo que tomé aire con profundidad para no estar con ardor en la garganta, al menos no ahora. Por supuesto no aguanté casi nada sin dejar de verlo, volví los ojos hasta mi esposo riéndome por mis absurdos comentarios -Te amo- fue lo único que dije coherente durante mi ataque de risa.
avatar
Athenodora Vulturi

Mensajes : 67
Fecha de inscripción : 14/05/2010
Localización : junto a mi familia la la.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una escapada... (Ed)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.